El Independiente

El Independiente

Mar y José Miguel quedan a tomar un vino al medio día de un martes cualquiera, en un bar donde todo elmundo parece tener prisa menos ellos. “Somos novios y residentes en Madrid”, bromea Mar, demasiado coqueta para decir la edad a la primera. A la segunda confiesa: 71 años, uno menos que él, matiza.

Forman parte de ese grupo de jubilados que decidieron poner su casa en manos de un inversor a cambio deuna renta para toda la vida. Cada uno la suya. “Es como autoheredarse en vida”, resume José Miguel mientras se pide un vino y unas patatas fritas. El sistema, llamado renta vitalicia inmobiliaria, es pococonocido todavía. La modalidad que utilizaron tanto Mar como José Miguel consiste en vender la nudapropiedad de la casa a un inversor conservando el usufructo, es decir, viviendo en ella para toda la vida. Un producto, todavía minoritario, que aseguradoras y agencias inmobiliarias especializadas ofrecen sólo amayores de 65 años.

LEER MÁS…

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *